fondo

domingo, 22 de abril de 2018

Mis imprescindibles

   Hace tiempo que estoy practicando con las TIC. En este tiempo he descubierto muchas herramientas digitales, aunque no todas las utilizo. Unas porque me resultan demasiado complejas, otras porque son de pago, otras porque no me ofrecen resultados que me terminen de convencer... o simplemente porque me encuentro más cómoda utilizando otras. 
Creo que la cuestión no es utilizar gran variedad de herramientas, sino obtener los resultados esperados con un empleo de tiempo y esfuerzo adecuado.
    
    Con motivo de mi estreno como tutora del INTEF elaboré un tablero de Pinterest con "Mis imprescindibles", es decir, aquellas herramientas que utilizo con más frecuencia en la creación de mis proyectos o en la realización de diferentes tareas digitales. 
Ahora, con este nuevo MOOC, voy ampliando los recursos que guardo ahí y que a continuación comparto con vosotros. Con toda probabilidad el tablero y sus diferentes subtableros (una de las mejoras que Pinterest ha añadido no hace mucho) irá creciendo poco a poco a medida que experimente, descubra y utilice de forma asidua otros recursos digitales. Aunque sin ninguna el curso próximo se asentará de manera más o menos definitiva y continuará creciendo en función de aquellas actividades digitales que plantee para mi alumnado.
¡Ah! no está en el tablero y tampoco en ninguno de los subtableros, pero Pinterest en una de las herramientas que utilizo para buscar información y clasificarla. 

Pincha en la imagen para acceder al tablero.

Imagen de Pixabay. Licencia CC0.




domingo, 15 de abril de 2018

6 sombreros para pensar... mejorar la formación del profesorado

    Sé que puede resultar descabellado pero estoy convencida (aunque no he tenido la oportunidad de probarlo) de que puede funcionar. Al fin y al cabo nadie es poseedor de todo el saber. 
Unos saben de unas cosas, otras sabemos de otras. 
Algunos son muy buenos en esto y otros lo son en aquello. 
Y pienso que si uniéramos todas esas oportunidades que nos brinda la diversidad de un centro escolar y su entorno nuestros alumnos saldrían ganando. Nosotros saldríamos ganando.

    ¡Ah! que no os he dicho de qué hablo. 
Pues hablo de que he analizado con la cabeza debajo de seis sombreros de diferente color la idea de abrir las puertas de nuestras aulas con el fin de mejorar la formación del profesorado.
    Elaboré para ello un mapa mental. Estéticamente me gusta. Pero la presentación no, por más que le doy vueltas no consigo que se vea en el orden en el que yo quiero (ya sabía yo que por algún motivo mi último mapa mental no lo hice con esta herramienta) así que después de crear el mapa...


... he creado una presentación en la que he incluido los "globos" de cada sombrero y así poder leerlos todos a la vez aunque será necesario que maximicéis la pantalla.


    He hablado al inicio de esta entrada de las oportunidades que tiene la idea.
Pero por supuesto también tiene debilidades. Puntos algo oscuros para los que habrá que buscar soluciones o alternativas. Y esos puntos recaen principalmente en lo reticentes que son, o que somos algunos maestros a que entre nadie en nuestras aulas.
Creo que es necesario cambiar esa mentalidad cerrada de que entran y critican. Tal vez entren y nos den ideas de cómo mejorar. O simplemente nos digan "Oye... ¿Y si pruebas a hacer esto? o ¿Y si lo haces así?"
No sé, creo que un apoyo en el aula ya sea docente, alumno, familiar u otro agente externo al centro siempre es enriquecedor. Es un pasajero que nos acompaña en el viaje. En este caso en el transcurso del ciclo de enseñanza y aprendizaje (desde aquí un guiño para mi tutor Luis López Cano @LuisLopez_Cano)

sábado, 14 de abril de 2018

Mezcla y remezcla. Mash up.

    He de decir que no me ha resultado nada fácil esta actividad. Cantidad de días en blanco (y cuando digo en blanco no me refiero a no pensar, sino a estar todo el día dándole vueltas a lo mismo sin resultado), muchos días buscando con qué comparar el aula, horas y horas mirando a mi alrededor sin éxito...
Hasta que de pronto surgió. Y no sé cómo ni porqué, pero surgió. 
¡Un autobús!
El transporte urbano me pareció un buen marco. Así que decidí que fuera ese el segundo espacio con el que comparar. 

   Comencé a hacer mis dos columnas. Anoté hechos de ambas. Tuve que hacer memoria de los tiempos en los que utilizaba el transporte urbano a diario. Fue una época tan emotiva que me vinieron a la cabeza cantidad de hechos que observaba casi a diario. Así que fui anotando. Retomé actividades previas del curso para asegurarme de que no me dejaba nada. Revisé todas las notas que había ido tomando respecto al problema que quería tratar. Leí y releí las aportaciones de mis compañeros y el resultado es el que a continuación os presento.